martes, 16 de agosto de 2011

ANTES DE AMARTE, AMOR, NADA ERA MIO


Antes de amarte, amor, nada era mío,
Vacilé por las calles y las cosas,
Nada contaba ni tenía nombre,
El mundo era del aire que esperaba.

Yo conocí salones cenicientos,
Túneles habitados por la luna,
Hangares crueles que se despedían,
Preguntas que insistían en la arena.

Todo estaba vacío, muerto y mudo,
Caído, abandonado y decaído,
Todo era inalienablemente ajeno,

Todo era de los otros y de nadie,
Hasta que tu belleza y tu pobreza
Llenaron el otoño de regalos.

AMOR MIO, SI MUERO Y TU NO MUERES


Amor mío, si muero y tú no mueres,
No demos al dolor más territorio:
Amor mío, si mueres y no muero,
No hay extensión como la que vivimos.

Polvo en el trigo, arena en las arenas
El tiempo, el agua errante, el viento vago
Nos llevó como grano navegante.
Pudimos no encontrarnos en el tiempo.

Esta pradera en que nos encontramos,
Oh, pequeño infinito, devolvemos.
Pero este amor, amor, no ha terminado,

Y así como no tuvo nacimiento
No tiene muerte, es como un largo río,
Sólo cambia de tierras y de labios.

domingo, 15 de mayo de 2011

PRIMAVERA EN EL SUR

Foto: Cerisiers


(Quiero dar las gracias a ALEKSANDER NAGI, por permitirme publicar sus poesías, con las que nos hizo disfrutar en su blog LA CANCION DE LA FLOR, el deseo de que vuelva a regalarnos sus palabras, y el arte con el que dibujaba los sentimientos de su corazón)

Hoy entra la primavera al sur...
Esta boda eterna...
De praderas infinitas...
De árboles alumbrados...
Abrazando caminos ondulados...
Y con pétalos, alfombrados...
Mariposas extasiadas,
Con aromas de miel...
Llegan alrincón de los enamorados...
Con golondrinas juguetonas...
Para verlos, en su mundo, abrazados...


Riachuelos enloquecidos...
se revuelcan,
Acariciando las flores...
Con sus cantos afanados...
Recogiendo promesas...
Esperanzas...
Sueños...
Sonrisas...
Recuerdos...
De gente desconocida...
Que entre abrazos...
Besos
y caricias...
Se encuentran embriagados.






Foto: Sakura 23
ALEKSANDER K. NAgi s.
SAI. 21 SEPT 2007
12:00

(Las fotos que ilustran sus poesías, son las mismas que hay en su blog)

ARGENTINA



Ah Argentina…Tierra de mis sueños y anhelos…
Cuan lejana y cerca está…
Mis pocos pasos por tu tierra marcaron mi vida, mi destino, mi
Corazón…
Puedo confesarte, que quedaste grabada, tallada y tatuada en la piel,
El tejido de mi pensamiento…
Ah Argentina…¿Cómo podré yo olvidarte?. ¿Será que este pecado es
Permitido?
¿Será que después de respirar tu aire y sentir tu aroma de jazmín
Podré yo negarte?
¿Será que después de palpar tu cuerpo y recibir tu cálida sonrisa
Podré yo vivir y no sentirte?
¿Olvidarte?, ¿negarte?, ¿no sentirte… no… es como olvidar, negar y
No sentir que mi cuerpo todavía existe…

Mi bella Argentina perdóname…perdone a este enamorado perdido…
Por favor perdone a este discípulo olvidado…
Perdone a este humano limitado…
Perdóname porque te amo hasta el infinito…
Te siento hasta el infinito, te sueño y no puedo
Más…
Mi capacidad de amarte se ha agotado…
Mi capacidad de pensarte se ha gastado…
Y mi capacidad de sentite te ha convertido en mi diario vivir…
Perdóname princesa…
Perdóname…Por amarte tanto, por sentirte tanto y por vivirte
Tanto…
Aleksander K. Nagi S.



viernes 2 de Marzo de 2007

domingo, 1 de mayo de 2011

SI PUDIERA DECIRTE




DE: W. H. AUDEN

EL tiempo dirá tan sólo: “ya te dije”
Sólo el tiempo conoce el precio que hemos de pagar;
Si yo pudiera decírtelo, te lo haría saber.

Si debiéramos sollozar cuando los payasos hacen su número,
Si debiéramos tropezar cuando tocan los músicos,
El tiempo diría tan sólo “ya te lo dije”.

No hay fortunas que predecir, no obstante,
Porque te amo más de lo que puedo expresar
Si pudiera decírtelo, te lo haría saber.

Los vientos deben venir de alguna parte cuando soplan,
Debe haber razones por las que las hojas se pudren;
El tiempo dirá sólo “ya te lo dije”..

Tal vez las rosas realmente quieren crecer,
Tal vez la visión quiere en verdad permanecer;
Si pudiera decírtelo, te lo haría saber.

Supongamos que los leones se levantaran todos y se fueran,
Y que todos los arroyos y los soldados huyeran;
¿Dirá el tiempo algo que no sea ya te lo dije?
Si pudiera decírtelo te lo haría saber.

NO TE DETENGAS


DE: WALT WHITMAN


No dejes que termine el día sin haber crecido un poco,
sin haber sido feliz, sin haber aumentado tus sueños.
No te dejes vencer por el desaliento.
No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte,
que es casi un deber.
No abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario.
No dejes de creer que las palabras y las poesías
sí pueden cambiar el mundo.
Pase lo que pase nuestra esencia está intacta.
Somos seres llenos de pasión.
La vida es desierto y oasis.
Nos derriba, nos lastima,
nos enseña,
nos convierte en protagonistas
de nuestra propia historia.
Aunque el viento sople en contra,
la poderosa obra continúa:
Tu puedes aportar una estrofa.
No dejes nunca de soñar,
porque en sueños es libre el hombre.
No caigas en el peor de los errores:
el silencio.
La mayoría vive en un silencio espantoso.
No te resignes.
Huye.
"Emito mis alaridos por los techos de este mundo",
dice el poeta.
Valora la belleza de las cosas simples.
Se puede hacer bella poesía sobre pequeñas cosas,
pero no podemos remar en contra de nosotros mismos.
Eso transforma la vida en un infierno.
Disfruta del pánico que te provoca
tener la vida por delante.
Vívela intensamente,
sin mediocridad.
Piensa que en ti está el futuro
y encara la tarea con orgullo y sin miedo.
Aprende de quienes puedan enseñarte.
Las experiencias de quienes nos precedieron
de nuestros "poetas muertos",
te ayudan a caminar por la vida
La sociedad de hoy somos nosotros:
Los "poetas vivos".
No permitas que la vida te pase a ti sin que la vivas ...

BAJO UNA PEQUEÑA ESTRELLA


DE:WILSLAWA SZYMBORSKA

Que me disculpe la coincidencia por llamarla necesidad.
Que me disculpe la necesidad, si a pesar de ello me equivoco.
Que no se enoje la felicidad por considerarla mía.
Que me olviden los muertos que apenas si brillan en la memoria.
Que me disculpe el tiempo por el mucho mundo pasado
por alto a cada segundo.
Que me disculpe mi viejo amor por considerar al nuevo
el primero.
Perdonadme, guerras lejanas, por traer flores a casa.
Perdonadme, heridas abiertas, por pincharme en el dedo.
Que me disculpen los que claman desde el abismo el disco
de un minué.
Que me disculpe la gente en las estaciones por el sueño
a las cinco de la mañana.
Perdóname, esperanza acosada, por reírme a veces.
Perdonadme, desiertos, por no correr con una cuchara de agua.
Y tú, gavilán, hace años el mismo, en esta misma jaula,
inmóvil mirando fijamente el mismo punto siempre,
absuélveme, aunque fueras un ave disecada.
Que me disculpe el árbol talado por las cuatro patas de la mesa.
Que me disculpen las grandes preguntas por las pequeñas
respuestas.
Verdad, no me prestes demasiada atención.
Solemnidad, sé magnánima conmigo.
Soporta, misterio de la existencia, que arranque hilos de tu cola.
No me acuses, alma, de poseerte pocas veces.
Que me perdone todo por no poder estar en todas partes.
Que me perdonen todos por no saber ser cada uno de ellos,
cada una de ellas.
Sé que mientras viva nada me justifica
porque yo misma me lo impido.
Habla, no me tomes a mal que tome prestadas palabras patéticas
y que me esfuerce después para que parezcan ligeras