martes, 16 de septiembre de 2008

UNA SONRISA, UN BESO, UNA MIRADA

¡Como pesan las cosas que se han hecho
cuando se acerca el fin de la jornada...!
Dulce peso, si tienes a tu lado
una sonrisa, un beso, una mirada...

Y qué tranquilidad si en ese peso
abundan más las cosas terminadas
que las que se dejaron incompletas
y pudiendo ser algo, fueron nada.
¡Como pesan las cosas que se han hecho
cuando se acerca el fin de la jornada...!
Y cerrado los ojos, en silencio,
van tornando en confuso panorama
guerras, amores, hijos, desengaños,
triunfos y fracasos, esperanzas,
un tropel de emociones ya perdidas
y un montón de ilusiones no logradas
que desfilan y huyen confundidos
bajo el peso de las cosas pasadas...
Dulce peso si tienes a tu lado
una sonrisa, un beso, una mirada...

Qué feliz puede ser esa memoria,
qué feliz puede ser esa añoranza
si, sentado en el borde del camino,
sabes que compartiendo tu jornada
el otro lado del camino sigue,
igual que siempre, a tu misma andanza,
como dos surcos de un sendero vivo
que va de la distancia a la distancia...
Y en el resto del futuro, siempre
serán dos voces de una misma alma.

¡Como pesan las cosas que se han hecho
cuando se acerca el fin de la fornada...!
Pero qué dulce peso, si te ayudan
una sonrisa, un beso, una mirada...

6 comentarios:

Franziska dijo...

Muy tierno el poema y la mirada de los protagonistas de "Casablanca". Mis dos artistas preferidos...

Ha sido un acierto.

Un abrazo.

Campanita de BarZaires dijo...

Franciska, a mi también me encanta Casablanca, gracias por estar aqui, con el cariño que siempre dejas en todas tus palabras.
Un millón de besos.

Alatriste dijo...

Siempre nos quedará París.
El poema es un cúmulo de sensaciones.
Por fin afinaste el piano y los acordes suenan de nuevo bellísimos.
Cuídate.

Campanita de BarZaires dijo...

Gracias Alatriste, no sabes como alegras siempre estas páginas con tus palabras, sin ellas no sería lo mismo.
Un besito.

TINTA DEL CORAZON dijo...

!Que profundo post,llenos de reflexiones....que grande "janfri bogarD"tocala de nuevo sam.
cuanta razon tienes en eso de arrepentirte de la cosas que no hicimos....
me hace acordar a que no somos mas felices por el temor a que nos rompan el corazon y preferimos ponerle blindaje al corazon...y refugiarnos en la oscura soledad...

Campanita de BarZaires dijo...

Tinta del corazón, me encanta que aparezcas por todos los rincones, tu palabra es importante y siempre te escucho asi, como los niños con mucha atención y cariño.